Aramburu, la plaza de Rentería no es la plaza de Vistalegre

La libertad de expresión es bidireccional. De ida y de vuelta. De hola y adiós. Si incendias Móstoles un martes, el fuego llegará a Rentería el sábado. Si todos los que, ni besamos tus pies, ni nos postramos ante tu grandeza, somos etarras, no pretendas que tu grandeza se preserve al cruzar las calles que has incendiado.

Anuncios

Arde el arte

La catedral de Notre-Dame arde, y, pese a que cuatro incultos e irrespetuosos aprovechaban el suceso para hacer chistes y mofas en la red social Twitter, al resto de personas que nos gusta el arte, lo disfrutamos, e incluso lo vivimos, sólo nos queda esperar, y como si de un familiar enfermo se tratase, confiar en la evolución de las siguientes horas

La Segunda República: un vuelo libre pero corto

“Ya ves que paradoja: como no he podido rebelarme ni contra la iglesia ni contra el ejército ni contra el matrimonio, que, aparte la banca, son las instituciones más reaccionarias que existen, pues aquí me tienes: rebelde, infiel y libertino por naturaleza… y viviendo como un circunspecto burgués”. Y así nos encontramos todos, como el protagonista de Belle Epoque (Fernando Trueba, 1992): esperando a que llegue la República, pero mientras tanto, rebeldes, infieles y libertinos.

Mujer, te quieren esclava

Familias de bebés por gestación subrogada han quedado atrapadas en Ucrania ante la negativa del Gobierno de inscribir a estos. Pero, ¿de verdad conocemos lo que es un vientre de alquiler? Y lo que es más importante: ¿Ser madre es un deseo o un derecho?

El silencio de los (demás) vascos

¿Habrá sido simple curiosidad o una oportunidad única en Euskadi visitar el navío Juan Carlos I en Getxo un sábado soleado y primaveral ? Sin dejar de tener estos factores en cuenta, era impensable imaginar algo así hace una década, e incluso parecía seguir siéndolo hoy en día.

Derecho a morir

La eutanasia ha quedado paralizada en el Congreso por el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos y, con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, el debate queda suspenso