Rosa Martínez, coordinadora de Elkarrekin Podemos: «Al PNV hay que achacarle la falta de empatía»

Rosa Martínez, Elkarrekin Podemos

lamordaza.com está financiada por tres estudiantes de Periodismo de la UPV/EHU y los gastos nos dejan tiritando. Caen nuestras notas académicas. Nuestras familias nos echan de menos. Son muchas horas tecleando. ¿Nos invitáis a un café con una donación? Aquí te dejamos nuestro Ko-fi. ¡Gracias!

Por A. Balanzategi y L. Barcenilla

Rosa Martínez (León, 1975) es la coordinadora del grupo parlamentario Elkarrekin Podemos en el Parlamento vasco. Ahora se encuentra inmersa en una pugna interna y «sana» -según ella-, por la cual se somete a unas primarias para encabezar la lista a lehendakari en las Elecciones Autonómicas del 5 de abril, convocadas por un Urkullu sitiado por Zaldibar. Competirá contra Miren Gorrotxategi, aunque ella tiende la mano y apuesta por que la formación morada en Euskadi no va a resultar fragmentada tras estas primarias.

Si llegase a la lehendakaritza… Referéndum de autodeterminación para una posible República de Euskal Herria, ¿sí o no?

Elkarrekin Podemos siempre ha defendido el “Modelo Canadiense” o el “Modelo Escocés”. Dejar decidir a la ciudadanía siempre es algo positivo, pero nosotros lo queremos hacer de manera legal y pactada. Hacerlo de manera unilateral crea tensiones y divide a la sociedad. Los referéndum deben unir, ser pactados y que haya los cauces necesarios.

¿Se plantearía Unidas Podemos una coalición con EH Bildu y PSE?

Llevamos muchos años diciendo que queremos tejer una alternativa progresista. No depende de nosotros, pero en los últimos años se está dando un acercamiento. Si se da la alternativa para 2020, nosotros tenemos la mano tendida. Los otros dos actores son los que tienen que posicionarse y pensar donde les interesa estar. 

Desde febrero ostenta el cargo de Coordinadora de Elkarrekin Podemos en Euskal Herria. Además, es candidata a Lehendakari en las primarias de formación morada en el País Vasco, ¿cómo afronta la situación de cara a las primarias entre el 21 y 25 de febrero?

Afronto la situación con ilusión y con la visión democrática de unas primarias: una competición sana en la que se confrontan proyectos, y no como una lucha interna que se intenta vender desde fuera. 

Maddalen Iriarte, de EH Bildu, será tu rival en las elecciones; además, a esta se le sumará  Idoia Mendia por parte del PSOE. ¿Cree que una mujer conseguirá llegar por primera vez en la historia ser lehendakari, (si no es usted)?

Debería serlo, porque es un techo de cristal que continúa habiendo en Euskadi. Las principales cargos de las instituciones continúan siendo ostentados por hombres. Cada vez somos más mujeres en la política, pero faltan que ocupemos cargos importantes. 

Algunos diputados del Congreso te han criticado y ha comentado que “acabas de llegar a la formación y quieres liderar Podemos”. ¿Qué cree que puedes aportar aún siendo, como comentan, la recién llegada?

Yo no me considero la nueva. Comencé trabajando en Podemos en el año 2015 y he estado involucrada en varios proyectos. En los tres años que estuve como diputada trabajé en distintos proyectos como “la crisis humanitaria del puerto de Bilbao”; “la línea de alta tensión de Güeñes”; “la Naval”… Este año, como coordinadora de Elkarrekin Podemos en Euskal Herria, esa cercanía se ha incrementado. Todos somos partes del mismo proyecto y de las mismas ideas, yo presento mi proyecto para liderar el proyecto institucional como Lehendakari en Parlamento Vasco. 

También la han criticado por no saber Euskera con el nivel necesario como para hacer política a través de él, y por no ser de Euskadi.

Es una muestra de la diversidad que existe en Euskadi. Yo he comenzado a estudiar euskera con edad adulta por distintos motivos. Debemos poner las políticas y remedios para que la gente pueda estudiar euskera y, sobre todo, poder trabajar. En diciembre CCOO sacó un informe que decía que el 90% de los parados no sabe euskera, existiendo así una clara diferencia lingüística y de clase. 

La noticia más sostenida de la actualidad vasca es, sin suda alguna, la tragedia de Zaldibar, ¿cree que será una de las losas más pesadas para Urkullu y el PNV en las elecciones? 

No tengo una bola de cristal, pero sin duda será una grieta en el PNV y marcará la campaña. No se va terminar una vez encuentren a las víctimas o se extinga los incendios. Se estudiarán las negligencias y qué ha fallado en la Administración. Además, el cómo se ha tratado el tema a nivel comunicativo, de salud, social e incluso emocional ha sido preocupante. Marcará un antes y después en la gestión del contenido para el futuro. 

¿Cree que la situación de Zaldibar le podría haber pasado a cualquier partido político? ¿Cómo habría gestionado la situación Elkarrekin Podemos?

Todavía quedan muchos datos por esclarecer. De ahí habrá que aprender y cambiar el sistema. Al PNV hay que achacarle la falta de empatía y de información a la sociedad. Estamos en 2020 y la gente quiere saber. Hay una preocupación por la salud pública y mirar hacía otro lado ya no funciona. Llevan muchos años en el poder para saber lo que tienen que hacer. 

El PNV lleva muchos años en el poder, como dice, y sucesos como el “Caso de Miguel”, Zaldibar o el del ex-senador Víctor Bravo ensucian la imagen del partido. ¿Oasis vasco sí o no?

Obviamente no. Lo que pasa es que a la gente le cuesta aceptar que hay corrupción. Hay un gran red de clientelismo. La corrupción está ahí, debemos poner los mecanismos para que no haya hueco para contratar amigos o meter la mano donde no deben, que las gestiones sean transparentes. 

¿Cree que los medios de comunicación “vascos” están tapando los casos de corrupción?

Sí, puede ser que estos temas no ocupen la agenda mediática como otros casos. Es curioso, no sé si es achacable solo a los medios, sino también a la sociedad (la manera de cómo la gente se acostumbra). Obviamente, el PNV siempre está en los medios por la cuota de poder que tiene. Los medios tienen una gran responsabilidad de estructurar la agenda mediática, pero los partidos también tenemos ese poder de ir un paso más allá a la hora de dirigir la agenda. 

¿Cuales son las principales diferencias entre sus propuestas y las de Miren Gorrotxategi?

La experiencia y conocimiento en política vasca. Nosotros hemos sido una oposición dura con el caso de las OPE de Osakidetza o los comedores escolares. Esta legislatura ha sido un poco desastre a nivel social, y nosotras estamos preparadas para desde el primer día mejorar el aspecto social de las personas.  Si en algo destaca Podemos Euskadi es en el trabajo de unir, tejer redes y en la normalización de la pluralidad. Somos una de las organizaciones más estables y no se verá comprometida. Es decir, las primarias no van a romper nada. 

¿Cómo se han vivido la marcha de Teresa Rodríguez o Miguel Urbán de Unidas Podemos?

Desde el respeto y la normalidad. Ellos han mantenido sus cuestionamientos políticos y si creen que el camino ha llegado hasta aquí hay que respetarlo. Nos volveremos a encontrar en los aspectos sociales que todos compartimos, todo está por encima de la “marca” Podemos. La pluralidad debe ser norma en todos los partidos, es bueno que haya más de una opinión siempre que se haga desde el respeto. 

¿Cómo explica Elkarrekin Podemos su apoyo a los conservadores vascos en los Presupuestos? ¿Repetiría usted está fórmula?

En las mismas condiciones en las que se dieron, sí. Vimos que la política vasca estaba atascada. La gente pedía cambios y estoy orgullosa de lo que hemos conseguidos. La subida del RGI, bajada de matrículas, violencia machista. Cuando haya oportunidades de tejer acuerdos en los que Podemos pueda dejar huella los apoyaremos. Hemos aportado aire fresco entre cuatro viejos partidos y ha desatascado muchos aspectos políticos. 

Control del precio de los alquileres en Euskadi, ¿sí o no?

Sin duda, hay que buscar la solución. Es uno de los mayores problemas que tenemos en Euskadi y en el mundo. La vivienda, como derecho básico, no puede dejarse en manos de un mercado con apenas regulación y que sirve para hacer dinero para fondos de especulación. Los alquileres deben ser asequibles para la ciudadanía, que ya era problema en 2016.

¿Elkarrekin Podemos está a favor de la Y vasca o el TAV (Tren de Alta Velocidad)?

La Y Vasca fue algo que nunca debió hacerse. Ha tenido un coste económico, social y ambiental enorme. En el estado que está ahora no merece la pena echar atrás el proyecto, pero habrá que buscar otras alternativas más allá de transportar viajeros. Pero insisto, es algo que nunca debió hacerse. 

El PNV votó contra la Ley Mordaza, sin embargo, la emplea como el que más. ¿Si llegase a la lehendakaritza presionará al Gobierno estatal para que caiga esa ley?

El discurso y posición que ha tenido Podemos sobre la Ley Mordaza ha sido claro. Desde el Congreso estoy segura de que se valorará cambiarla. Es una Ley que viola muchos derechos sociales, y Podemos debe estar presente.

Para terminar, ¿se ve como cabeza de Elkarrekin Podemos?

Sí, claro que me veo. Creo que puedo aportar mucho con mi experiencia y trayectoria. Tengo una visión clara sobre los principales problemas de la sociedad. Espero un buen resultado, tenemos un suelo bastante sólido y la gente reconocerá nuestra posición y esfuerzo de estos años.