Aline Soberón, historiadora, sobre la defensa imposible de Bilbao: «El objetivo de la prensa fue alentar la resistencia»

Aline Soberón

lamordaza.com está financiada por tres estudiantes de Periodismo de la UPV/EHU y los gastos nos dejan tiritando. Caen nuestras notas académicas. Nuestras familias nos echan de menos. Son muchas horas tecleando. ¿Nos invitáis a un café con una donación? Aquí te dejamos nuestro Ko-fi. ¡Gracias!

Aline Soberón, historiadora especializada en la Guerra Civil en Euskadi, analiza algunos puntos importantes para entender la historia vasca. Autora del trabajo de hemeroteca recogido en el libro ‘Viñetas para el recuerdo (junto a su compañero Txema Uriarte), Aline es una profunda conocedora de la prensa en Bilbao durante 1936 y 1937. Analiza la caída de Bilbao y El Cinturón de Hierro como fortaleza.

'Viñetas para el recuerdo'
‘Viñetas para el recuerdo’

¿Cómo fue el tratamiento mediático en la caída de bilbao? [VER VÍDEO]

¿Qué significó la caída de bilbao? [VER VÍDEO]

Debido a la industria, la masa de trabajadores era importante en el bando de izquierdas, socialistas. Había esperanza en acabar con una especie de Antiguo Régimen. La Segunda República dio aire fresco. Hubo progreso: la Iglesia perdió poder, hubo una reforma agrícola, se consiguieron derecho como el sufragio de las mujeres. La caída de Bilbao fue un todas las esperanzas en saco roto.

¿Por qué se apelaba a la resistencia? [VER VÍDEO]

¿Qué esperaba la república? [ver vídeo]

La república tenía esperanza de recibir ayuda internacional. El Cinturón de Hierro está basada en la línea Maginot francesa para separar sus fronteras con Alemania e Italia.

Recorrido por las viñetas de la prensa, a través de la propia historiadora: [VER VÍDEO]

Aline Soberón ha recogido en su libro el tratamiento humorístico de la guerra civil en la prensa vasca y es, por ello, una conocedora la historia reciente, la memoria vasca y su tratamiento en prensa.

Recordemos que El Cinturón de Hierro fue una fortaleza que no ha dejado indiferente a nadie. La apropiación por parte de partidos políticos, la idealización de un fuerte muy débil y su conservación son tres patas de una silla que cojea en el Euskadi.