Rebrotes y cine: EL COLAPSO

lamordaza.com está financiada por tres estudiantes de Periodismo de la UPV/EHU y los gastos nos dejan tiritando. Caen nuestras notas académicas. Nuestras familias nos echan de menos. Son muchas horas tecleando. ¿Nos invitáis a un café con una donación? Aquí te dejamos nuestro Ko-fi. ¡Gracias!

Un mes después de celebrar la reapertura de las salas de cine en “Vuelve el cine: mascarilla, gel y palomitas” parece que con los nuevos rebrotes nos va a tocar más pronto que tarde volver al sofá de casa y a las plataformas digitales. 

Cataluña anunciaba hace una semana el retroceso en las fases, debido a los numerosos rebrotes y con ello el cierre de centros culturales, cines y teatros. Al parecer en una terraza se puede controlar mejor las medidas de seguridad que en una sala de cine con asientos numerados. Es hasta cierto punto comprensible que en un país definitivamente volcado en el turismo, y teniendo en cuenta la precariedad de los trabajadores y trabajadoras del sector, la Generalitat y el Gobierno español intenten, en la medida de lo posible, llevar al limite la apertura de estos establecimientos. Ya que muchos dependen de un buen verano para mantenerse abiertos. Pero en este intento de mantener la economía a flote y no dar una imagen de inacción frente a los rebrotes, parece que los centros culturales, cines y teatros han sido la cabeza de turco.

Hay que recordar que pese a la imagen de glamour de Hollywood, la fama y las mansiones en Beverly Hills, el alto nivel de precariedad del sector. Las plataformas digitales están en auge, las grandes cadenas y sus macrocines ahogan a las pequeñas salas y ser actor en España es en la mayoría de ocasiones sinónimo de precariedad. Por ello es un sector que necesita más apoyo y menos restricciones, o al menos no más que otros sectores. Ya que además entendemos que son lugares donde se pueden cumplir y controlar las medidas de seguridad.  

CINE NACIONAL

Tras los estrenos (o reestrenos) de cine más independiente que tuvimos las semanas anteriores, parece que vuelven los taquillazos a la española con “Superagente Makey” (2020, Alfonso Sánchez Fernández). Cinta que cuenta con caras muy familiares como la de Leo Harlem, Silvia Abril y Jordi Sanchez. Y si bien el trailer nos bastó para no ir a verla (sin menospreciar este tipo de películas). Es un tipo de cine que funciona muy bien en España, casualmente también es el más distribuido y el más publicitado.

Los datos de taquilla de 2019 (en cuanto a cine español) nos lo deja muy claro, del top 10, seis son este tipo de comedia familiar con amplios repartos de caras conocidas. Títulos como “Padre no hay mas que uno” (2019, Santiago Segura) cuya secuela se estrena el 29 de julio o “Lo dejo cuando quiera” (2019, Carlos Therón) encabezan la lista. Y el problema no son las popularmente conocidas como españoladas, el problema es que solo se apueste por este tipo de cine.

Que estas películas duren casi un mes en cartelera, mientras grandes pequeños títulos como “Violeta no coge el ascensor” (2019, Mamen Díaz) o “A Stormy Night” (2020, David Moragas) solo tengan oportunidad en festivales y plataformas. Porque en la taquilla, si el título no va acompañado de un apellido como Almodovar o Amenábar parece que otro tipo de cine no tiene cabida y es una pena. 

CINE INTERNACIONAL 

Por la reapertura de las salas Yelmo cines reestrenaba “Cinema Paradiso” (1988, Giuseppe Tornatore), uno de los mayores cantos de amor al séptimo arte. Si bien optaron por su versión más reducida (124 minutos) está a disposición el director’s cut (173 minutos) en la plataforma Filmin. Ya que si per se la película es excelente, la versión extendida le da una profundidad y una emotividad mayor (si cabe).

Todavía con la impresionante banda sonora retumbando en la sala de cine, llegaba la fatal noticia de la muerte de uno de los mejores compositores, si no el mejor, de la historia del cine. Fallecía Ennio Morricone el pasado 6 de julio, a la edad de 91 años, en Roma. Dejando atrás más de 500 temas musicales y un numero impresionante de premios y nominaciones. Mencionar un par de películas no haría justicia a su figura, ya que sus composiciones traspasaron (y traspasan) la gran pantalla y en muchos casos se convirtieron en la melodía de nuestras propias vidas. Seguiremos tarareando al maestro, aunque ahora con un nudo en la garganta.

También nos llegaba a España de la mano de los productores de “Pequeña Miss Sunshine” (2006, Valerie Faris, Jonathan Dayton) “The Peanut Butter Falcon” o como se tituló en castellano “La familia que tú eliges” (2019, Tyler Nilson, Michael Schwartz). Una especie de road movie (en barca) entre “Green Book” y “Comancheria” en un tono mucho más familiar.

Una good felling movie que narra la amistad que surge tras un encuentro fortuito entre dos “fugitivos”.Por un lado, Zak que se escapa de la residencia de ancianos en la que vive, ya que padece síndrome de Down, para cumplir su sueño de ser luchador de lucha libre. Por el otro, Tyler, que huye de los enemigos que hace en el puerto donde trabaja. Una cinta que bien podría haber tenido firma francesa, al más estilo de “Hors Normes” (2019, Éric Toledano, Olivier Nakache) pero que sucede en el norte de California. Sin duda hará las delicias de toda la familia.

CINE DESDE CASA

Nos alejamos esta vez de los largometrajes para recomendar una de las llamadas a ser series del año “El Colapso”. Una serie de 8 capítulos de una duración aproximada de 20 minutos cada uno, que con sus exquisitos planos secuencia nos coloca en distintos lugares de una sociedad que acaba de colapsar. Una serie que hace un año se hubiera medido con “Black Mirror”, pero que hoy le toca compararse con la mismísima realidad.

En ocasiones parece incluso más veraz que los propios informativos. Individualismo, violencia y desesperación son los comportamientos más comunes en un momento de pánico, la serie lo enseña y la realidad lo confirma (aunque también hayamos visto que la solidaridad tiene cabida). Tal vez no sea la mejor serie para ver tras un confinamiento y con los augurios de rebrotes y crisis económica. Aun así Filmin te da la oportunidad de hacerlo, eso sí, bajo tu responsabilidad.