Periodistas patrióticos y patéticos

Publicado por

Me llama la atención que en este país solo sea pública la ubicación de la residencia de dos políticos: la del Presidente del Gobierno y la de Pablo Iglesias. Ciertos (pseudo)periodistas, cabezas de turco del régimen, se dedican a difamar la imagen pública de todo aquel que esté en contra del sistema, no les importa mentir, inventar, manipular o acosar. Quieren verlos caer para poder preservar su puesto de, permitirme la ironía, trabajo y contentar al jefe.

Al parecer no puedes ser político y querer cambiar, o por lo menos así lo manifiestan en las calles y en el Congreso, el rumbo del Estado. Si eliges el camino correcto, el que conduce a la Universidad Rey Juan Carlos, tendrás una jubilación de oro en Iberdrola o aparecerás en algún papel escondido bajo una inicial confusa y tu apellido completo. En cambio, si te perfilas en contra del sistema tendrás que enfrentarte contra un acoso y destrucción continúa de tu imagen política, personal y, sobre todo, familiar.

En los últimos meses no han sido pocas las noticias que atacaban al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y los militantes del partido morado (acompañados en ocasiones del sustantivo de «terroristas» o «proetarras» entre otros). El momento álgido llega cuando OkDiario difunde en Internet la dirección completa de la nueva residencia del líder de Podemos y les sacan fotos (a Iglesias y a Montero) en el domicilio de manera ilegal. Sin entrar en valoraciones sobre la eticidad de la compra del chalé, ¿de verdad alguien cree que se debe hacer pública la ubicación de la residencia de Pablo Iglesias con todos los problemas que puede acarrear? Parece ser que en este país, sí.

En noviembre de 2015, cuando Pablo Iglesias era diputado del Parlamento Europeo, la colaboradora de Podemos Dina Buousselham denunció el robo de su teléfono móvil (no se ha aclarado quien fue el autor del hurto) que apareció, años después, en la redacción de OkDiario y en los archivos del comisario Villarejo. La (des)información, manipulada y sacada de contexto en casi su totalidad, fue utilizada para copar los titulares de la prensa nacional y distorsionar la imagen del parido morado. ¿Por qué no le roban el teléfono a Jose Maria Aznar?, porque quizá ellos son los que les dan el pienso al terminar la jornada.

En octubre de 2018 saltaba la noticia de que una cámara de -supuesta- seguridad del interior de la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero instalada por la Guardia Civil había sido pirateada. El líder político denunció pero la Guardia Civil no pudo (o no quiso) dar con los delincuentes. Fue una gota más que acabo colmando el vaso. Las imágenes eran retransmitidas en directo en un portal web de acceso libre con servidores en Singapur, y una de dos: o los asiáticos querían jugar a los Sims con Iglesias y su familia o altos cargos españoles querían perseguir cada movimiento del líder de Podemos.

Es evidente que todos los políticos reciben un trato diferente en cada medio de comunicación. Algo estamos haciendo mal cuando en este país se persigue antes a los manteros que a políticos corruptos o periodistas que quieren detonar el orden social atacando a según que políticos.

Para finalizar me gustaría plantear una última cuestión: si según vosotros los actos que realizan ciertos políticos atentan contra la Constitución, ¿por qué vosotros violáis los derechos fundamentales recogidos, entre otros, en el artículo 18? Quizá los no-patriotas y los que verdaderamente violan la Constitución sois vosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s