‘Ihesaldia’, cuando la realidad superó a la ficción

lamordaza.com está financiada por tres estudiantes de Periodismo de la UPV/EHU y los gastos nos dejan tiritando. Caen nuestras notas académicas. Nuestras familias nos echan de menos. Son muchas horas tecleando. ¿Nos invitáis a un café con una donación? Aquí te dejamos nuestro Ko-fi. ¡Gracias!

Se estrena una serie basada en el intento de fuga del penal de Basauri en 1976

«Fuga de cinco presos del penal de Basauri», titulaba El País el 10 de diciembre de 1976. «Los fugados de Basauri se descolgaron por una cuerda al exterior», actualizaba el mismo medio un día después. 

Pero no, la fuga no se consumó. Dos presos comunes y tres presos políticos habían engañado a toda España. Haciendo que las autoridades penitenciarias sufrieran el ridículo del ratón que consigue que el gato se pase de frenada y se estampe contra la pared. El aparato represor, aún franquista, contaba con fallas en su estructura. 

Los cinco fugitivos eran Patxi Arana y José Ignacio Armayo, de la rama militar de ETA; Pedro Martínez Ilarduya, del PCE(r), y los presos comunes José Vicente Daroca y Santiago Marcos Tolsa. Pero ninguno de ellos había conseguido escapar. Habían lanzado una cuerda como señuelo para despistar y se habían dispuesto a cavar un túnel justo por debajo de la misma. La Guardia Civil comprobó los hechos. Uno de ellos probó a desfilar por la cuerda: era posible. Habían escapado.

Sin embargo, no. Ellos se encontraban en una especie de desván de muy pequeñas dimensiones esperando a terminar el túnel. Allí pasaron 52 días hasta que el túnel falló y los funcionarios lo descubrieron.
Nada más y nada menos que 52 días tomando el pelo a un Estado.

«Si hubiéramos salido por la cuerda nos hubieran acribillado a tiros», cuenta Patxi Arana, descontento con la productora y con la falta de cercanía con la realidad respecto a la serie estrenada en EITB bajo el título de ‘Ihesaldia’. Tolsa afirma que sí, «es ficción», pero aquello pasó. Se debe conocer. La serie puede resultar más un espectáculo que un memorial a la realidad. Realmente la ficción se ha quedado lejos de la realidad, pero es que realmente la historia, contada por los protagonistas reales de la historia, es insuperable. Arana posee un diario de entonces donde recoge detalles históricamente muy interesantes que aún no se han publicado. 

Santiago había conseguido escapar de al menos tres penales antes de la jugada en Basauri. Incluso consiguió salir corriendo de los juzgados de Bilbao en una ocasión. Se intercambiaba con su hermano la ropa, con quien tenía cierto parecido, y así alternaban quien de los dos quedaba preso unos días. 

Así se sinceraba Marcos Tolsa (“El fugas”)  en una entrevista con un servidor para eldiarionorte.es, «Si buscas la libertad, te sientes libre»:

¿Y cuántas veces se fugó?

Cuatro veces consumadas. Una salí corriendo de los juzgados de Bilbao, otra mediante butrón en Burgos. La siguiente, en Carabanchel, fue vestido con ropa de funcionario atravesando las puertas junto a una ambulancia que venía a recoger heridos de una pelea. Me despedí tranquilamente del guarda de la garita de control. Esta fuga no salió en los medios. La más graciosa fue cuando me cambié el nombre con mi hermano y se quedó él dentro 20 días.

Pero, ¿cuántas veces ha estado en la cárcel?

No recuerdo. Ourense, Teruel, Carabanchel, Alcalá Meco, Burgos, Puerto de Santa María, Zamora, Herrera de la Mancha… La primera vez fue en el 69, me sorprendieron in fraganti mientras robaba un coche.

Leer entrevista completa (clic).