Aizpurua, diputada de EH Bildu: «Estamos acostumbrados a que el PSOE diga una cosa y haga otra»

entrevista a mertxe aizpurua diputada de EH Bildu

lamordaza.com está financiada por tres estudiantes de Periodismo de la UPV/EHU y los gastos nos dejan tiritando. Caen nuestras notas académicas. Nuestras familias nos echan de menos. Son muchas horas tecleando. ¿Nos invitáis a un café con una donación? Aquí te dejamos nuestro Ko-fi. ¡Gracias!

Por Maribel Arenas y Ane Amondarain

Mertxe Aizpurua Arzallus (Usurbil, 1960) es periodista de formación, portavoz de EH Bildu y, desde el 21 de mayo de 2019, diputada en el Congreso por Guipúzcoa. Pese a la dura fachada que podríamos derivar de sus intervenciones en el hemiciclo, en el número 40 de la Carrera de San Jerónimo nos abre las puertas de su despacho con dos besos y la más sincera de las sonrisas (es un error pensar que el perfil que se muestra en el Congreso, define siempre la personalidad de quienes en él participan). Ella misma, aunque prefiere que sean otros los que la definan, cuando le preguntamos, se ve a sí misma como “equilibrada” y “optimista”, añadiendo, además, que todo el mundo destaca su eterna sonrisa.

Aizpurua fue alcaldesa de Usurbil entre 2011 y 2015 y a sus 23 años (1983), mientras trabajaba como periodista y responsable de la revista Punto y Hora Euskal Herria, fue condenada a un año de cárcel por apología del terrorismo. Tras haber facilitado el gobierno del Sr. Sánchez con la abstención, la portavoz de EH Bildu asegura que aprovecharán su posición influyente para hacer presión, de cara a la aprobación de los presupuestos. Del mismo modo que, en relación al adelanto de las elecciones, sostiene que Urkullu no lo ha hecho en beneficio de la sociedad vasca, sino “en su propio beneficio y en el del PNV”.


Siempre interesa atacar a EH Bildu por sus SUPUESTOS orígenes y relaciones con ETA, y es que cada vez que salen a hablar en el congreso los grupos de derechas parecen “rabiar”. ¿Cómo recibe el partido estos ataques que manchan su imagen y desprestigian al partido?

De alguna forma es una expresión de que no tienen nada que ofrecer si no es el pataleo, la agresión, o el discurso vacío.

Estos partidos (Vox, PP y Ciudadanos) vociferan mucho aquí (Madrid), pero en Euskal Herria gracias a la ciudadanía no se les oye; no tienen representatividad. Creemos que poco a poco nuestra imagen también está cobrando nuevo brillo. Se nos está viendo de otra forma en Euskal Herria. 


Los chavales de Altsasu llevan más de 1000 días en la cárcel por una pelea de bar. ¿Cree que se producen montajes policiales en España para perjudicar o tapar según qué cosas?

Ha habido muchísimos montajes y a lo largo de los últimos años, más. Quizá este fue el más evidente de todos debido a las redes sociales: el denunciante que decía que había salido sangrando apareció con una camisa impoluta en las imágenes. Hay cosas que caen por su propio peso. Ha habido más casos Altsasua, pero este caso tuvo la particularidad de hacer ver a la gente que esto que estaba sucediendo le podía suceder a cualquiera. Supongo que por eso actuó de revulsivo social y se implicó tanto la sociedad vasca. 


ELECCIONES AUTONÓMICAS VASCAS

Urkullu adelanta las elecciones al 5 de abril para evitar un “clima electoral permanente y beneficiar a la sociedad vasca”, según declara. ¿Cómo asumirán la campaña electoral después del éxito en las municipales del 2019 y la irrupción en ayuntamientos que estaban vetados hasta entonces por el PNV?

Urkullu ha dicho que es en beneficio de la sociedad vasca y no creo que sea así. Creo que es en beneficio propio y del PNV. ¿Legítimo?, lo puede hacer, pero realmente yo creo que las declaraciones no responden a la realidad. 

Hay muchos casos de corrupción que van a ir saliendo ahora. Acaba de salir la sentencia del caso De Miguel y tienen juicios pendientes. Todo está saliendo a flote. Creo que le ha venido bien para volver al punto de partida que es el tema territorial, el tema del nuevo Estatuto.

EH Bildu lleva una posición ascendente en las últimas convocatorias electorales. La juventud viene pisando fuerte y compartiendo las tesis de EH Bildu.


En las próximas elecciones, ¿cabría darse una potencial coalición de izquierdas conformada por PSE-EE, EH Bildu y Elkarrekin Podemos?

Sí, y en cualquier caso nosotros seríamos determinantes. Somos de alguna forma el nudo gordiano que puede desatascar toda esa situación. 


DESASTRE DE ZALDIBAR

El derrumbe del vertedero Zaldibar y los dos trabajadores, aún desaparecidos, se ha convertido en toda una crisis. ¿Cómo juzgaría EH Bildu la actuación del PNV en este asunto?

Ha sido muy torpe y realmente lamentable cómo se ha presentado el tema ante la sociedad.

El Lehendakari dijo que no se podía prever, cosa que es más que discutible, pero vamos a darlo por hecho. Si fuese así debían haber actuado también de otra manera. Será difícil rescatarlos. Creo que desde las instituciones otras veces se actúa de otra forma ante situaciones como estas. Ellos tienen un deber fundamental: ser sinceros y dar toda la información a la sociedad.


La semana pasada fue especialmente agitada para un tema tan polémico como es el de la eutanasia. ¿Cuál es la postura de su partido al respecto?

Creemos que hay que preservar el derecho a una vida digna y las instituciones deben hacer todo lo posible; y dentro de la vida entra también el capítulo de la muerte que tiene que ser también, lo más digna posible. No podemos entender una vida digna sin una muerte digna. Además, otra de las funciones de las instituciones es evitar a toda costa el sufrimiento de la ciudadanía.


De cara a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, ¿EH Bildu prevé apoyarlos? y, de ser así, ¿cuáles son sus condiciones para hacerlo?

Nosotros facilitamos con la abstención el gobierno de Sánchez, pero ya dijimos que en presupuestos vamos a ser muy exigentes y vamos a ir viendo qué es lo que proponen. En algunas materias, los enunciados que están haciendo (estas semanas los ministros están presentando las líneas generales de sus programas sobre lo que van a hacer) pueden sonar bien.

Ahora bien, estamos acostumbrados a que el PSOE diga una cosa y haga otra, con lo cual ahora que tenemos la posibilidad de ser influyentes, presionaremos para que todo eso que se enuncia formalmente se traslade a la realidad. Presionaremos con todos aquellos temas que afecten a gran parte de la ciudadanía y a las clases populares. Por ejemplo, la precariedad laboral y social, el incierto futuro de la juventud o los derechos y libertades que se han perdido con las reformas laborales y otras leyes como la Ley Mordaza.

Entre los temas urgentes se encuentra el de la conculcación de derechos humanos en el caso de los presos, que afecta, sobre todo, a sus familiares al verse obligados a hacer miles de kilómetros todos los fines de semana para ver durante 45 minutos a sus familiares en la cárcel. Es injusto que, a fecha de hoy, siga existiendo una ley de excepcionalidad que se impuso en un marco que ya hoy no existe. No existe ETA y no tiene sentido una legislación que se impone como castigo y que, además castiga a las familias.


Dice que hay cosas que “van sonando bien”, ¿podría darnos un caso concreto?

Por ejemplo, la Ministra de Trabajo ha empezado a dar pasos y ha empezado a darlos muy rápidamente. Ha elevado a 950€ el salario mínimo y, aunque nos parezca insuficiente porque en Euskal Herria se necesita la de 1.200€, dada la situación económica y los ratios de población, ya es una realidad.


A fecha de hoy, ¿dirían que prima más su planteamiento social de izquierdas que su mensaje nacionalista?

Nosotros no entendemos una cosa sin la otra, son las dos caras de una misma moneda. Está el tema de nuestros planteamientos de izquierdas y nuestro planteamiento social que es clarísimo, pero eso se imbrica directamente en el tema de la soberanía popular. Estamos convencidos. 


PSOE y PNV estiman que, desde hace un año, EH Bildu ha paralizado los avances que había hecho en el reconocimiento a las víctimas del terrorismo con los homenajes públicos a etarras excarcelados que regresan a sus casas. ¿Qué opinan al respecto?

No es un homenaje al que sale de la cárcel, de alguna forma yo creo que esto está muy claro en la sociedad vasca, lo que viene a ser es un desagravio a esa gente, a esos familiares que han sufrido durante tantos y tantos años, y están sufriendo el tener que soportar la dispersión y el alejamiento. 


¿APUESTAS?

Garzón, ministro de Consumo, aseguró que pondría todas las trabas posibles a las casas de apuestas, pero la semana pasada dio un giro inesperado. ¿Qué opinión le merece a EH Bildu las casas de apuestas y el problema de salud pública que genera, sobre todo, en los barrios de clase trabajadora?

Hay que ser drástico porque si no, no consigues tus objetivos. Empezar a modular desde el minuto uno todo, me parece mal. Quiero decir, si tú haces un planteamiento en un tema que está virgen, no deberías tener cortapisas. Ni debería influenciarte nada más que el hacer las cosas bien. Yo creo que en cuestiones como esta hay que ser muy drástico.


En 1983, fue condenada a un año de prisión por apología al terrorismo como consecuencia de la publicación de una editorial y entrevista en la revista de que formaba parte entonces: Punto y Hora de Euskal Herria. ¿Cómo recibió y respondió, a título personal, aquella condena?

Fueron unos años terribles para toda la ciudadanía, eran años en los que la represión estaba al orden del día y, cualquier persona que participa en manifestaciones o se manifiesta habitualmente en la calle por los presos o que incluso prestase ayuda humanitaria a los presos, que era lo que hacían las gestoras pro-amnistía en aquel momento, se iba a la cama con miedo a que le detuvieran. Cuando te detenían, durante años ha sido así, la práctica de la tortura era, aunque aquí no lo quieran escuchar, sistemática, aunque hubiera fuerces, fiscales, médicos forenses que hicieran como que no existieran y, sin embargo, la tenían ante sus ojos.

Vivíamos en un tiempo en el que estábamos habituados a que hubiera acometidas judiciales de este tipo y, de hecho, si yo era la responsable en aquel momento de la revista Punto y Hora era porque su anterior responsable Javier Sánchez Erauskin ingresaba en prisión por un delito de opinión, precisamente por un artículo publicado en esta misma revista. Con lo cual era, en cierto modo esperado, aunque yo era muy joven (23 años). En Euskal Herria hemos vivido mucha represión y dimos por normales cosas que no podían ser normales, pero porque posiblemente no había otro remedio y la supervivencia dependía de ello también.


¿Podría definir mediante un solo adjetivo a cada uno de los líderes actuales de los principales partidos políticos?

Pedro Sánchez (PSOE): Hierático

Pablo Iglesias (Unidas Podemos): Queda bien

Pablo Casado (PP): Visceral

Santiago Abascal (VOX): Retrogrado

Oriol Junqueras (ERC): Tranquilo