El PSOE es derecha monárquica

pedro sánchez monarquía

lamordaza.com está financiada por tres jóvenes periodistas y los gastos nos dejan tiritando. Caen nuestras notas académicas. Nuestras familias nos echan de menos. Son muchas horas tecleando. ¿Nos invitáis a un café con una donación? Aquí te dejamos nuestro Ko-fi. ¡Gracias!

Efectivamente. Puede que un título así incomode tanto a gente que se autodenomine progresista como a gente que piense que Pedro Sánchez, el Lenin de Tetuán, quiere implantar el socialcomunismo a través del 5G.

Sin embargo, que una afirmación no convenza de primeras a la mayoría no es un argumento de ningún tipo para refutarla. De hecho, sostener que una afirmación es falsa porque suene exagerada o no encaje en el sentido común predominante tiene un nombre técnico: falacia ad populum. No tengamos miedo a decir la verdad de forma cruda cuando sea necesario hacerlo. Conozcámosla a través de los hechos y no de los relatos. La verdad es siempre revolucionaria. El PSOE es de derechas.

segundas oportunidades

Desde la Transición se le han dado múltiples segundas oportunidades a este partido y se ha intentado maquillar su derechismo, tanto por sus simpatizantes como por diferentes sectores de la izquierda. Ha habido diversos motivos: confianza, inocencia o aritmética parlamentaria (necesidad de pactar con ellos). Estos relatos o justificaciones puntuales no son la realidad, la realidad son las acciones y decisiones del PSOE desde 1974.

Algo a puntualizar desde un inicio es que, cuando hablamos del ‘PSOE’, como ente, debemos ser conscientes de lo complejo y lo amplio de este término. Lo utilizaremos como sinónimo de ‘la dirección del PSOE’. Son realidades muy diferentes las de la dirección del partido y las de un militante, un simpatizante o un votante.

partido (socialista obrero) español

Hagamos un análisis básico de la organización política y la directiva del que es el principal partido de Gobierno de nuestro país actual e históricamente. El Partido Socialista Obrero Español dejó oficialmente de entender la sociedad bajo un análisis marxista en el año 1979. Por tanto, no se puede decir que sea un partido socialista tal y como lo entendían sus fundadores, defensores del socialismo científico. En la actualidad, sus dirigentes repiten muchas veces la palabra ‘socialista’ o ‘izquierda’, pero únicamente a modo de términos “que suenan bien”, vaciados de significado real. A esta forma de utilización del socialismo por parte del PSOE se le suele llamar, en el lenguaje coloquial, ‘ser sociata’.

El otro término, ‘obrero’, quizá es negociable. Que sean un partido obrero no tiene por qué significar que defiendan los intereses de la clase trabajadora (clase para sí), en cuyo caso estaría claro que ni socialista ni obrero. Que sean un partido obrero puede referirse también a, simplemente, formar parte de la clase obrera (clase en sí). En este caso, es un hecho que la clase obrera española ha votado históricamente y vota al PSOE como primera opción.

‘psoe renovado’ vs ‘psoe histórico’

Este sería el primer vistazo: el nombre. El siguiente paso para conocer la realidad del PSOE podría ser un análisis de su historia reciente. Es decir, desde la Transición. A pesar de que los dirigentes del PsoE alardeen de que su partido tiene más de 140 años, realmente el hilo conductor del partido actual se extiende a penas 50 años atrás.

La utilización de la minúscula no es accidental: el PSOE duró 95 años, mientras que el PsoE lleva 46 en activo. En el Congreso de Suresnes de 1974, Rodolfo Llopis, socialista exiliado por sus ideas y diputado en las Cortes de la Segunda República, fue apartado del cargo de Secretario General del Partido Socialista. Pasó a ostentarlo Felipe González, un joven ajeno al exilio. En este momento se produjo una gran ruptura, que dio lugar a un nuevo partido (aunque utilice el mismo nombre).

El partido que entonces nacía, al calor del poder económico, de la financiación alemana (SPD) y con la finalidad de impedir que el PCE fuese la primera fuerza de la oposición era ajeno al PSOE histórico. Del anterior PSOE no analizaremos errores o aciertos, nos quedaremos con que nadie tenía dudas a la hora de enmarcarlo en la izquierda política, que es lo que nos importa para el tema que estamos tratando. Al actual PSOE no se le puede enmarcar en la izquierda política, ni siquiera entendiéndola de la forma más simple: defensa del pueblo frente a los privilegiados.

traiciones del psoe: los hechos

No nos enmarañaremos en explicar cada traición al pueblo o cada defensa puntual de los privilegiados que ha llevado a cabo el ‘PSOE Renovado’. Enumeramos, simplemente, sus traiciones más destacadas a los trabajadores españoles (alguna, seguro, se quedará en el tintero):

  • Renuncia al marxismo en 1979.
  • Condenas por corrupción (Caso Filesa, fondos reservados, …).
  • Cambio de posición y SÍ a la OTAN.
  • Privatización de empresas públicas, mayor período de la historia de España: Telefónica, Repsol, Argentaria (la ‘A’ del actual BBVA), SEAT, ENDESA, Tabacalera, Iberia, …
    • Merece una mención especial Enagás, gran empresa pública de gas que el Gobierno de Felipe González vendió a Gas Natural. En sus años de expresidente y hasta hace poco, Felipe González fue elegido, casualmente, para el consejo de administración de Gas Natural, recibiendo cientos de miles de euros por ello. Cada uno que saque sus conclusiones…
  • Reconversión industrial: eliminación de astilleros y altos hornos, entre otros. Nos convirtió en una colonia de Europa dependiente del turismo.
  • Huelga general de 1988 (14D): lucha directa entre el PSOE y el movimiento obrero de la época.
  • Terrorismo de Estado (GAL): creación y financiación con dinero público.
  • Caso ERE, mayor caso de corrupción (cuantitativamente hablando) en España.
  • Recortes en la crisis de 2007
  • Reforma laboral de 2010
  • Reforma del artículo 135 de la Constitución (junto al PP): antepuso el pago de la deuda frente a los servicios públicos
  • Defensa de Juan Carlos de Borbón y de la monarquía en la actualidad.

…y un largo etcétera.

Se demuestra, con lo anterior, que el hecho de hablar de traición a la clase trabajadora por parte del PSOE no es un lema fácil, es descripción de la realidad. El repaso a estas traiciones del PSOE no tiene intención, tampoco, de regodearse, ya que éstas son una desgracia para la clase obrera. La motivación del artículo es la reciente defensa a ultranza de la Monarquía tras el estallido de los casos de corrupción de la Casa Real. La última traición con la firma del PSOE. Es importante tener siempre presente quiénes son… por si la mala memoria invita a alguien de izquierdas a pensar que la directiva del PSOE está en su mismo barco.

psoe y monarquía

El PSOE actual fue creado en la Transición para que el Partido Comunista no se convirtiera en la principal oposición y para blindar los pilares del Régimen del 78, entre ellos la Monarquía. Por tanto, no es algo nuevo que el ‘PSOE Renovado’ sea monárquico, lo nuevo es que lo sea de una forma tan descarada y en un momento tan señalado.

El 4 de julio de 1978, el Congreso votó la forma política del Estado español. Bueno, para ser más exactos, se votó a favor o en contra de la Monarquía Parlamentaria, ya que no había más opciones, nota característica durante toda la Transición. O Monarquía o inestabilidad. Al pueblo español no se le dejó votar (a diferencia de lo que ocurrió en otras transiciones coetáneas, como la griega). Se tenía miedo a que prefiriese la República, hecho reconocido por Adolfo Suárez. Votaron únicamente los diputados. Entre ellos un 61% votó a favor de la Monarquía. El PSOE se abstuvo.

Luis Gómez Llorente, el que fuera Vicepresidente del Congreso por el PSOE e ideólogo de Izquierda Socialista, afirmó entonces que “ninguna generación puede comprometer la voluntad de las generaciones sucesivas». Es decir, hasta la directiva ambigua y colaboracionista del PSOE de los 70 era menos inmovilista que la actual. Se señalaba como algo erróneo lo que justo a día de hoy está haciendo Pedro Sánchez. El PSOE de los 70 no defendía el ‘pacto constitucional’ entre élites como si fueran las tablas de la ley enviadas por Dios, sino que debería ir adaptándose generacionalmente.

referéndum

Que no nos engañen esta vez. Si el PSOE quisiera se podría convocar un referéndum (consultivo, no vinculante, eso sí) sobre Monarquía o República. El artículo 92 de la Constitución lo permite: “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”. La Ley Orgánica 2/1980 regula estos referéndums consultivos y establece 2 requisitos: lo debe presentar el Presidente del Gobierno y ratificarlo la mayoría absoluta del Congreso.

Es decir, si Pedro Sánchez y el PSOE quisieran, se podría celebrar ya ese referéndum, contando con los partidos partícipes de la moción de censura de 2018. Sánchez es presidente porque en su investidura recibió un apoyo que, sumando abstenciones y votos afirmativos, representa la mayoría absoluta del Congreso. Los partidos que lo permitieron son, en su mayoría, partidos republicanos dispuestos al referéndum. Si el PSOE se sumase se cumplirían todos los requisitos.

La consulta serviría para tener un argumento democrático irrefutable con el que poder forzar una reforma constitucional con la voluntad del pueblo español en la mano. Sería muy complicado para los partidos que hoy defienden la Monarquía seguirlo haciendo con una manifestación mayoritaria del pueblo español a favor de la República. Por muy “no vinculante” que ésta fuera.

estrategia para proteger el régimen del 78

Si no se convoca el referéndum ahora, que la Casa Real está vinculada a la corrupción y que, probablemente, saldría República, es porque el PSOE es derecha monárquica. Lo es, no por convicción, sino por pragmatismo. Saben que, si cae la Monarquía, cae el marco sobre el que se ha construido el sistema político español desde 1978.

A lo mejor el PSOE está haciendo una buena defensa, de nuevo, de los beneficios de los privilegiados. Pero también es probable que la estrategia de ligar todo el sistema político a una institución corrupta y en peligro de extinción no sea la más apropiada. Han decidido abrazar fuerte a la Monarquía en lugar de echarla por la borda y asegurar la pervivencia de las otras partes del sistema. Veremos cómo evoluciona esta jugada…